Ley de Culto!

MONUMENTO NATURAL CERRO DE MARÍA LIONZA

Su nombre original fue dado por un francés, el cual la denominó “la montagne de la bonne sorte” y que luego lo simplificaron como la montaña de sorte. El centro principal de la práctica de este culto es el Monumento Natural María Lionza, conocido también como la Montaña de Sorte o Quibayo, Fue declarado monumento natural mediante el Decreto No. 234 del 18 de marzo de 1960. Está ubicado en la población de Chivacoa, estado Yaracuy; dentro del Macizo de Nirgua.

Al cerro María Lionza o montaña de Sorte se realizan muchas peregrinaciones en el año, los días más concurridos son: El día 19 de Marzo que es el día de San José, el 11 de Septiembre, día de la Virgen de Coromoto, patrona de Venezuela; el día de la Virgen del Carmen, 16 de Julio, el 12 de Octubre que es el día de la Resistencia Indígena, entre otros días de veneraciones.

Este cerro tiene una extensión de 40.000 hectáreas de montaña cubiertas de bosques vírgenes y una altura de 1804 mts sobre el nivel del mar. Se sitúa en el distrito Urachiche, del estado de Yaracuy. La selva se ha mantenido a salvo de invasiones gracias a la leyenda que se ha tejido durante años. Los moradores de Chivacoa cuentan haberla visto pasearse por la zona, montada en una danta. De por sí, todo el lugar es de gran interés turístico. En Sorte solo existen las leyes impuestas por los espíritus, por lo cual se requiere de un guía para visitarla.

En él existen muchos sitios de gran importancia mística, como son Quibayo, Aracal, La Danta, el Loro, Meriniza, Bachicabure, las Cascadas, Sorte, los Posos, la Fortaleza, el Palacio de la doña, entre muchos como la piedra de los Pactos y el Tribunal.

Libertad de Culto en Venezuela

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en su artículo 59, consagra la libertad de culto, siempre y cuando la práctica de una religión no infrinja la moralidad, la decencia o el orden públicos. Las demás leyes y normas contribuyen a que, por lo general, la religión se practique libremente.

La Dirección General de Justicia y Cultos (DGJC), del Ministerio del Interior y de Justicia de Venezuela, está a cargo de llevar un registro de los grupos religiosos, desembolsar fondos a las asociaciones religiosas y fomentar el mutuo conocimiento y comprensión entre las comunidades religiosas. Para tener la condición jurídica de asociación religiosa, cada una debe inscribirse en la DGJC. Los requisitos para la inscripción son principalmente de carácter administrativo, salvo el de la obligación de atender a los intereses sociales de la comunidad.

La libertad de culto, libertad religiosa o libertad de conciencia es un derecho fundamental que se refiere a la opción de cada ser humano de elegir libremente su religión, de no elegir ninguna (irreligión), o de no creer o validar la existencia de un Dios (ateísmo y agnosticismo) y poder ejercer dicha creencia públicamente, sin ser víctima de opresión, discriminación o intento de cambiarla. Este concepto va más allá de la simple tolerancia religiosa que permite, como una concesión graciable, el ejercicio de religiones distintas a la oficial, en situaciones de confesionalidad del Estado propias del Antiguo Régimen.

En las democracias modernas generalmente el Estado garantiza la libertad religiosa a todos sus ciudadanos, pero en la práctica la elección del credo, está dada generalmente por costumbres familiares y sociales, asociándose frecuentemente ciertas sociedades a ciertas religiones. Además las situaciones de discriminación religiosa o intolerancia religiosa siguen siendo muy frecuentes en distintas partes del mundo, registrándose casos de intolerancia, preferencia de una religión por sobre otras y persecución a ciertos credos.

La libertad religiosa es reconocida por el derecho internacional en varios documentos como el artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el artículo 18 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; El art. 27 de este mismo Pacto, garantiza a las minorías religiosas el derecho a confesar y practicar su religión. De la misma forma lo hace la Convención de los Derechos del Niño, en su art. 14 y el artículo 9 de la Convención Europea de Derechos Humanos. La Declaración Universal de los Derechos Humanos, en el citado artículo 18, indica:

Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.

 

 
Portal Mayor (Sector Quibayo)

Portal Mayor (Sector Quibayo)